Teoterapia Radio

Editorial

La ancianita y sus semillas

Había una vez un hombre que subía cada día al autobús para ir al trabajo.
Una parada después, una anciana subía al autobús y se sentaba al lado de la ventana
La anciana abría una bolsa y durante todo el trayecto, iba tirando algo por la ventana.

Siempre hacía lo mismo y un día, intrigado, el hombre le preguntó que era lo que tiraba por la ventana.
¡Son semillas! - le dijo la anciana.
¿Semillas? ¿Semillas de qué?
- De flores... es que miro afuera y está todo tan vacío...Me gustaría poder viajar viendo flores durante todo el camino. ¿Verdad que sería bonito?

- Pero las semillas caen encima del asfalto, las aplastan los coches, se las comen los pájaros... ¿Cree que sus semillas germinarán al lado del camino?
- Seguro que sí. Aunque algunas se pierdan, alguna acabará en la cuneta y, con el tiempo, brotará.
- Pero...tardarán en crecer, necesitan agua...
- Yo hago lo que puedo hacer. ¡Ya vendrán los días de lluvia!
La anciana siguió con su trabajo... Y el hombre bajó del autobús para ir a trabajar,
pensando que la anciana había perdido un poco la cabeza .

Unos meses después, yendo al trabajo, el hombre, al mirar por la ventana, vio todo el camino lleno de flores...
¡Todo lo que veía era un colorido y florido paisaje!
Se acordó de la anciana, pero hacía días que no la había visto. Preguntó al conductor:
- ¿La anciana de las semillas?
- Pues, ya hace un mes que murió.
El hombre volvió a su asiento y siguió mirando el paisaje.

«Las flores han brotado, se dijo, pero ¿de que le ha servido su trabajo? No ha podido ver su obra».


De repente, oyó la risa de un niño pequeño. Una niña señalaba entusiasmada las flores...
- ¡Mira, papá! ¡Mira cuántas flores!
¿Verdad que no hace falta explicar mucho el sentido de esta historia?

La anciana de nuestra historia había hecho su trabajo, y dejó su herencia a todos los que la pudieran recibir, a todos los que pudieran contemplarla y ser más felices.
Dicen que aquel hombre, desde aquel día, hace el viaje de casa al trabajo con una bolsa de semillas que va arrojando por la ventanilla.

No dejes de sembrar cosas buenas...
Alguien siempre recogerá tu siembra....


Gálatas 6:7 “No os engañeis: Dios no puede ser burlado: que todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.”

2 Corintios 9:6 “Esto empero digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra en bendiciones, en bendiciones también segará.”

Ultimas noticias

Los alimentos que no pueden comer tus mascotas

Es de las bebidas más dañinas que puede ingerir nuestra mascota. Es muy tóxico para ellos, e incluso en cantidades altas pueden llegar a provocarles el coma. Nunca hay que darles alcohol, ni siquiera una gota

Algodón, el mejor desodorante después del ejercicio

Tras realizar una actividad física intensa, una serie de bacterias se dedican a descomponer las cadenas de ácidos grasos, hormonas y componentes sulfúreos presentes en el sudor en moléculas volátiles y malolientes.

Beneficios de comer champiñones

Gracias a su contenido en Selenio, este hongo estimula la formación de las células T asesinas, que combaten las células cancerosas e impiden que se creen tumores.

Beneficios de comer garbanzos

Los garbanzos contienen fibra, potasio, vitamina C y vitamina B-6. Todo ello, ayuda a la salud de nuestro corazón, ya que reduce la cantidad de colesterol en la sangre, disminuyendo así el riesgo de enfermedades del corazón

Una hora de ejercicio al día reduce a la mitad el riesgo de insuficiencia cardíaca

Puede parecernos una obviedad que el ejercicio es bueno para el corazón, pero un nuevo estudio realizado por un equipo de investigadores de la Universidad de Uppsala (Suecia) ha descubierto que 1 hora de ejercicio moderado o 30 minutos de ejercicio intenso al día pueden ser suficientes para reducir el riesgo de insuficiencia cardíaca en un 46%.