Teoterapia Radio

Editorial

La aguja de oro


Había una señora que desconfiaba mucho de todas las personas, siempre estaba culpándolas por cualquier cosa, así que ella vivía sola, pero tenia de ayudante a una muchachita.

Una de las cosas que más quería esa señora era una aguja de oro con que cosía todas las tardes, hasta que un día por más que la buscó no la encontró. Así que acuso a la muchacha, y le dijo que ella era la que había robado su aguja de oro y la despidió.

Un día por la tarde la señora decidió ir al patio y encontró un lindo nido que le llamó la atención, subió a ver a los pajarito y ...¡sorpresa!, encontró que su aguja de oro estuvo ahí todo el tiempo.

El Pájaro había tomado el hilo con la aguja para construir su nido.

La señora se sintió muy mal por haber despedido a la única persona que en verdad la cuidaba y la quería.

Nosotros debemos aprender a no juzgar a las personas antes de saber la verdad, porque nos podemos equivocar, y puede ser que esa equivocación nos duela mucho.

Cuantas veces hemos destruìdo a alguien por juzgarle apresuradamente. Pidamos a Dios sensibilidad para poder vivir equilibradamente.

No harás injusticia en el juicio, ni favoreciendo al pobre ni complaciendo al grande; con justicia juzgarás a tu prójimo. Levìtico 19:15.

Al tiempo que señalaré Yo juzgaré rectamente. Salmo 75:2.

Ultimas noticias

¿Cuál es el origen de las Colinas de Chocolate?

Son una formación geológica muy inusual y, por ello, uno de los mayores atractivos turísticos de Filipinas.

¿Ha mermado el impacto ambiental de las bolsas de plástico?

En los océanos tienen un efecto devastador sobre la fauna y la flora marinas.

¿Cómo aprendimos a fundir el hierro?

Desentrañamos la clave por la que los pueblos de Oriente Medio empezaron a utilizar este metal.

¿De dónde viene el término "Google"?

El buscador más famoso de la historia viene del término gúgol (googol en inglés).

¿De dónde viene la escala Fahrenheit de temperatura?

El grado Fahrenheit (representado como ºF) debe su nombre al vidriero holandés Daniel Gabriel Fahrenheit,